Las mascarilla, ¿te hace daño en la piel?

La «nueva normalidad» ha traído consigo nuevas reglas y hábitos diseñados para proteger nuestra salud y la de los demás. Todos nos estamos acostumbrando a usar mascarilla, una medida importante que habrá que usar un buen tiempo. Pero, si sufres de irritación, sequedad o erupciones en la piel por este hábito de la «nueva normalidad», sigue leyendo. Te presentamos nuestros mejores consejos para manejar e incluso evitar los problemas cutáneos que causan las mascarillas.

Elije una mascarilla adecuada

Es imprescindible que te resulte cómoda y que sea de un material transpirable. No todas las telas son iguales: recuerda que algunas fibras artificiales pueden atrapar el sudor, causar irritación y provocar acné. Los tejidos naturales como el algodón son más suaves para la piel ya que ayudan a absorber el sudor y permiten que la piel respire. Alterna y lava las mascarillas con frecuencia usando un detergente suave y agentes antimicrobianos para minimizar los gérmenes, incluidas las bacterias, y aliviar las erupciones y lesiones cutáneas.

¡Prepara tu piel…

La hidratación puede ayudar a prevenir la irritación. Antes de ponerte la mascarilla, limpia tu piel y utiliza una crema hidratante facial con ingredientes calmantes como la manzanilla* y el aloe vera*. Evita también todo maquillaje denso que obstruya los poros. Opta por cosméticos de base mineral con ingredientes como el dióxido de titanio, que absorbe la grasa de la piel.

…y cuídala!

Tras un largo día usando la mascarilla, asegúrate de mimar tu piel con productos suaves e hidratantes que no contengan agentes irritantes como los sulfatos, que alteran la estructura lipídica de la capa externa de la piel*. Límpiala con agua tibia y termina con más crema hidratante. Algunos elementos adicionales como los antioxidantes y los aceites esenciales ayudan a restaurar y suavizar la piel*.

Prueba esto:

Si sufres de un grado excesivo de excesiva, irritación o picor, prueba en casa esta suave mascarilla hidratante, hecha simplemente de tres únicos ingredientes:

• 3 cucharadas de avena

• 2 cucharadas de Gel suavizante herbal Aloe

• 1 cucharada de miel

Pon la avena con 2 cucharadas de agua en el microondas durante 20 o 30 segundos. Déjala enfriar un poco y añade 2 cucharadas de Gel suavizante herbal Aloe y 1 cucharada de miel. Cuando esté completamente fría, aplícatela en la cara y déjala durante 15 o 20 minutos; luego lávate bien con agua tibia y una crema limpiadora suave sin sulfatos.

× ¿Cómo puedo ayudarte?